El tratamiento de aguas pluviales y su impacto ambiental

Implementar un sistema profesional de tratamiento de aguas pluviales tiene muchos beneficios para las empresas y el medio ambiente.

En la Ciudad de México, la disponibilidad de agua para consumo humano ha disminuido de manera considerable en los últimos 20 años, y todo indica que seguirá disminuyendo debido a tres factores de orden socioeconómico: el crecimiento de la población, el crecimiento del PIB y el desarrollo del sector agropecuario.

En ese contexto, donde la proyección de la demanda de agua potable es mayor al crecimiento proyectado de la oferta, es de vital importancia invertir en sistemas de reaprovechamiento del agua pluvial que contribuyan a bajar los niveles de estrés hídrico de la ciudad.

Un sistema de captación y tratamiento de aguas pluviales para su reuso reduce de manera efectiva el consumo del agua potable proporcionada por los municipios, aliviando la sobreexplotación de los mantos acuíferos y, a la vez, mejorando la disponibilidad de agua para uso doméstico, comercial e industrial.

Además, estos sistemas reducen el flujo total de aguas residuales que finalmente serán tratadas, o en el peor de los casos, que son retornadas a la naturaleza sin tratamiento, por lo que también contribuyen a minimizar el impacto ambiental del consumo de agua.

¿Cómo funcionan estos sistemas?

Un sistema de tratamiento de agua pluvial se puede implementar en cualquier edificación o lugar que cuente con un área de captación de lluvia y espacio suficiente para almacenar el agua captada.

En esencia, el sistema consta de 3 pasos:

  1. Captación del agua de lluvia que cae sobre las azoteas de las edificaciones, o sobre alguna otra área que de preferencia no esté expuesta a contaminantes.

  2. Conducción y almacenamiento del agua captada en contenedores, ya sean prefabricados o construidos en el sitio.

  3. Filtración para separar el agua de sólidos, químicos y agentes biológicos perjudiciales para la salud.

El agua captada se puede utilizar para cualquier tipo de actividad, incluyendo el consumo humano, pero en todos los casos se debe considerar que su tratamiento sea adecuado para cada uso.

Por ejemplo, si se requiere para actividades como riego de áreas verdes, lavado de patios y vehículos, bastará con un proceso de filtrado básico. Si se pretende utilizar el agua para sistemas de riego automatizado y/o equipos de lavandería, será necesario agregar filtración que elimine agentes químicos y biológicos. Finalmente, para que sea apta para consumo humano, será preciso tratarla mediante un sistema de ultrafiltración, u ósmosis inversa.

Empresas socialmente responsables

Para las empresas que hacen un uso intensivo del agua en sus procesos de manufactura, los sistemas de tratamiento de aguas pluviales representan una clara oportunidad para incrementar la sustentabilidad de sus operaciones, consolidando su rol como empresa socialmente responsable.

El agua de lluvia debidamente tratada puede ser utilizada en todas las etapas de la producción, reduciendo el impacto ambiental de los procesos de manufactura y aliviando la demanda sobre la red de agua potable municipal.

Adicionalmente, estos sistemas ayudan a reducir costos en el pago de suministro, contribuyendo, en el largo plazo, con el cumplimiento de los objetivos de rentabilidad.

Qué cosas tener en cuenta para su implementación

Para implementar un sistema de captación de agua pluvial es necesario analizar distintos aspectos geográficos y de emplazamiento.

Para calcular el volumen de la cisterna de captación es preciso determinar:

  1. Cuáles son las áreas aptas para captar el agua de lluvia

  2. Cuál es la precipitación pluvial promedio de la región geográfica en la que se encuentra;

  3. Cuál es la duración aproximada de tormenta para tener un estimado de volumen de agua que es posible recuperar por tormenta.

Luego, para definir los diámetros y extensión de las tuberías de captación, es necesario conocer el flujo máximo histórico de una tormenta, y establecer una ubicación para la cisterna. En este punto es importante asegurarse de que los tanques sean emplazados en un lugar seguro, que evite la contaminación del volumen almacenado.

Finalmente, para definir el tipo de tratamiento adecuado a cada caso, es necesario tener claro qué uso se le dará al agua recuperada (consumo humano, riego, lavado de pisos, etc.). Dependiendo del uso final se deberán especificar los parámetros y sus rangos de aceptación, de tal manera que el tren de filtración este diseñado para cumplir dichos parámetros.

¿Necesitas asesoramiento?

En H2O Solutions de México somos especialistas en realizar los estudios necesarios para la factibilidad de proyectos de reuso de agua pluvial, y contamos con la experiencia necesaria para ayudarte en la selección de los mejores equipos de filtración.

HABLAR CON UN ASESOR

Categorías: Reuso de aguas pluviales