¿Cómo afecta la dureza del agua a tu calentador?

La calidad del agua puede afectar de forma significativa el desempeño de tu calentador. Te contamos por qué.

Aunque parezca paradójico, usualmente no se considera la calidad del agua al momento de seleccionar, comprar o instalar un calentador. Pero lo cierto es que la dureza del agua es el enemigo número uno de los calentadores o calderas de agua.

Si no lo enfrentas desde el momento en que vas a comprar uno de estos equipos, este problema puede llegar a costarte mucho, pero mucho dinero, y ocasionar un daño enorme en la relación con tu cliente.

Es increíble, pero usualmente omitimos analizar el agua con la que operará un calentador o caldera nuevos, algo que a nosotros nos ha costado cientos de miles de pesos en pérdidas. Hemos aprendido a los golpes, y te lo contamos porque no queremos que te pase a ti.

Cómo incide la dureza del agua en el desempeño de tu calentador

La dureza del agua es la concentración de compuestos minerales en una cantidad determinada de agua, particularmente magnesio y calcio. El agua “dura” es aquella que presenta una alta concentración de estos minerales, lo cual puede provocar incrustaciones o depósitos de sales en los componentes internos de los equipos de calentamiento.

Estos depósitos de sales obstruyen el flujo del agua a través del equipo, limitando su capacidad de calentamiento y causando deformaciones irreversibles que impiden su correcto funcionamiento.

Los fabricantes de calentadores usualmente garantizan que sus equipos pueden operar con durezas no mayores a 180-190 ppm (partes por millón). Un nivel de concentración de sales mayor afecta los tanques o los intercambiadores, causando en algunos casos la pérdida total del equipo, y en otros la necesidad de cambiar el intercambiador, una de sus piezas más caras.

Los calentadores que se ven más afectados son los de condensación, por tener intercambiadores de calor que utilizan tuberías de diámetro más pequeños. Pero a largo plazo todos los calentadores se ven afectados.

Lamentablemente, esto es algo que los fabricantes no comunican abiertamente. Cuando mucho lo mencionan en la letra chica de sus condiciones de garantía, donde señalan que su equipo debe funcionar solo si se tiene un flujo de agua con determinado nivel de dureza; fuera de ese límite la garantía NO cubre los daños en el equipo.

Por esto es muy importante medir la dureza del agua donde vas a colocar el nuevo calentador, y corroborar que está dentro del nivel máximo permitido por el equipo. Cuando la concentración de minerales sea muy alta, se puede colocar un suavizador de agua para proteger las instalaciones y garantizar el desempeño adecuado del calentador.

Un suavizador de agua trata el agua “dura” y reduce la concentración de sales de magnesio y calcio, minimizando los problemas que estos minerales pueden ocasionar en los equipo de calentamiento.

¿Necesitas ayuda?

En H2O SOLUTIONS estamos para apoyarte en la selección adecuada del calentador y el suavizador para tus instalaciones. También podemos ayudarte a determinar el nivel de dureza de tu agua a partir de una muestra pequeña de 100 a 200 mililitros.

HABLAR CON UN ASESOR

Categorías: Suministro de agua de alta calidad, Suministro de agua caliente